¿Quieres saber cómo hacer la taza de té perfecta según las normas de calidad ISO?

23/04/2018

La normativa internacional de calidad ISO regulariza la mayoría de áreas comerciales en la actualidad. Gran parte de los productos que son vendidos pueden obtener estos certificados hoy en día. Y parece que el té no va a ser menos.

De esta manera la Organización Internacional de Normalización (o ISO) dispone de una cuenta método estándar para hacer el té perfecto.  Dicha normativa,  la ISO 3103, trata de mostrar cómo hacer el té más delicioso del mundo. Sin limitarse a la manera de los británicos; sino buscando lograr el resultado ideal.

Así, cafeterías, bares musicales, restaurantes, o incluso los consumidores finales en vuestras casas, podéis seguir los pasos que marca la norma ISO 3103 para obtener la taza de té perfecta. De manera que dejéis a vuestros comensales encantados o que vosotros mismos podáis disfrutar de una deliciosa sobremesa.

ISO 3103: pasos a seguir para conseguir la taza de té ideal

De esta manera, para conseguir esta taza de té perfecta en la normativa nos convidan a disponer de un set de cata de té profesional de porcelana y una báscula. Dos instrumentos que ayudarán mucho en los resultados obtenidos.

Para comenzar, para preparar una taza de 100 ml de agua, debemos echar 2 gramos de té, que podremos pesar con nuestra báscula; y hervir agua.

Estás hojas de té tendremos que colocarlas en la taza del set de cara (que tendrá un borde dentado) y llenarla con el agua hirviendo hasta la parte inferior de los dientes.

Una vez hecho esto, dejaremos reposar unos 20 segundos y colocamos la tapa; dejando reposar otros 6 minutos.

Para seguir los pasos que marca la  normativa ISO 3103, verteremos  el té a través de las ranuras, de manera que filtraremos las hojas.

Por último, para conseguir la taza de té perfecta, se tomará en el pequeño tazón que incluye el set (también hecho de porcelana). Y, si se le quiere añadir leche, se hará cuando el té se encuentre entre los 65 y 80 °C.

Una vez obtenido el té ideal bajo los pasos de la ISO 3103, solo quedará escoger el mejor acompañante… Unas galletitas, un bizcocho.

 

Entradas relacionadas