magnify
formats

Plan de gestión ambiental: fases de creación

Publicado en 21 abril, 2017
Compartir

Las empresas, con el fin de proteger el entorno ambiental, han empezado a interesarse en crear el plan de gestión ambiental. Este plan se materializa en un documento que puede ser muy útil, que ayuda a las organizaciones a saber qué pautas se han de llevar a cabo para que la actividad de la empresa sea más sostenible y para poder alcanzar los objetivos durante el proceso de adaptación a las normas de calidad ISO que se refieren a la gestión ambiental. En el plan se integran los procesos y acciones que se tienen que llevar a cabo y se especifican las herramientas con las que todo esto se deberá realizar, de forma que podamos ver la evolución y el avance hacia los objetivos medioambientales. A continuación, explicaremos brevemente cuáles son las fases para crear un plan de gestión ambiental, de forma que te sea más sencillo hacerlo y poder así, estar más comprometido con nuestro mundo, mejorar tu imagen corporativa y aportar un importante alivio a la sociedad.

Fases de creación del plan de gestión ambiental

1. Planificación: En la primera fase, como para cualquier otro proyecto que debamos crear, hay que planificar. Y para ello, lo más necesario es hacer un análisis del estado de la cuestión, es decir, ver cuál es la posición actual de la empresa en relación al medioambiente.

2. Objetivos: Una vez se conoce la realidad de la empresa, es posible fijar algunos objetivos ambientales para la empresa, definir qué medidas se deben tomar, qué acciones serán necesarias y qué metas parciales podemos establecer. En este punto podemos inspirarnos con un benchmarking, es decir, usar el ejemplo de las buenas prácticas del sector para mejorar nuestros resultados ambientales.

3. Implantar cambios. En esta fase se llevarán a cabo algunas medidas previamente planteadas. Será necesario, claramente, crear una estructura que permita que estos cambios se implanten si problemas, organizar al personal especializado para ello, (en algunos casos es necesario también contratar personas). Habrá que pensar si es necesario formar a los empleados para poder llevar adelante algunos cambios en los procesos, evaluar los recursos financieros y físicos necesarios, determinar cómo cambiarán los flujos de comunicación en la empresa, etc. Todos estos cambios deben estar muy en consonancia con los objetivos planteados.

4. Control y verificación. Dentro del planning se debe siempre detallar cómo se llevará a cabo el control de los avances. El momento de la verificación es cuando comprobamos la eficiencia y efectividad de las medidas que hemos ejecutado. Es también la forma de saber si hemos tomado las medidas correctas o si debemos corregir algunos detalles. Hay que hacer de forma periódica, como complemento al control interno, auditorias ambientales, que nos darán un punto de vista externo muy útil y enriquecedor.

5. Ajustes en el plan. Durante la última fase de creación del plan de gestión ambiental, se adoptan las recomendaciones generadas por las auditorías ambientales y las revisiones internas periódicas que contempla el mismo documento. Con este feedback, podremos ver qué ajustes se deben realizar para alcanzar los objetivos que inicialmente se propusieron.

Cabe mencionar que el plan de gestión ambiental implica un proceso circular, es decir, que siempre se debe siempre retroalimentarse, mejorar, repensarse y adaptarse a los cambios en las normas internacionales, en la sociedad, en la ley y en el interno de la empresa. Conviene, en muchos casos, contar con el apoyo de profesionales especializados en este sector de la calidad y gestión ambiental porque no siempre es fácil llevar a cabo algunos cambios en la empresa o formar a las personas para que estas sepan el valor de dichas modificaciones que podrían, a su vez, afectar a su trabajo diario.

Normas internacionales a tener en cuenta:

Se debe contemplar también la inclusión de los términos que indica la norma ISO 14001, que es internacional y que puede servir de guía para la gestión medioambiental. Asimismo, podemos hablar de la EMAS, que a nivel europeo tiene un gran peso.

Además, tenemos que saber que la mayoría de grandes empresas ya están cumpliendo con sus objetivos ambientales. Es decir, que están esforzándose para poder avanzar hacia objetivos concretos, mesurables y realistas. En el mundo actual, es necesario tomar conciencia del valor de hacer un plan de gestión ambiental y esperamos que con estos consejos, puedas desarrollarlo.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10