Necesidad de controlar la seguridad y salud en el trabajo

15/05/2016

La seguridad y salud en el entorno del trabajo es uno de los aspectos más importantes para asegurar la motivación de los trabajadores y evitar peligros en el desarrollo de las actividades diarias. Además de existir una necesidad moral, se debe tener en cuenta la legislación actual y las recomendaciones de las instituciones en esta materia.

¿Qué dice la Organización Internacional del trabajo?

La Constitución de la OIT establece el principio de protección de los trabajadores, en lo referente a las enfermedades y los accidentes de trabajo, ambos aspectos clave de la seguridad y salud para las empresas.

En primer lugar, hablemos de los números. Cada día mueren, según la OIT, 6.300 personas por causa de enfermedades o accidentes relacionados con el trabajo. Esto hace una suma impresionante de 2,3 millones de personas fallecidas cada año en todo el mundo. Muchos de estos decesos, se producen en periodo de absentismo laboral, pero son siempre relacionados con el desarrollo de sus funciones.

Para las empresas, el coste de esta adversidad es alto por muchos motivos, entre los que destacan:

– La carga económica que supone la pérdida de un trabajador: elevadas primas de seguros, médicos, etc.
– Las costosas jubilaciones anticipadas.
– El absentismo que, obviamente, reporta problemas de gestión y de reducción de productividad.
– La pérdida de personal cualificado, temporal o definitiva.

Además, existe una constante para todas las empresas que no tienen un plan de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo, la potencial pérdida de prestigio. Las empresas deben entender que, de cara al mundo, son como personas, que si fallan, pueden perder mucho en imagen. Una muerte en el trabajo o problemas similares pueden destruir definitivamente en cuestión de días, todo el trabajo de creación y consolidación de una marca. Este riesgo es real y muy importante.

¿Cómo mejorar en este aspecto?

Se estima que la carga económica de las malas prácticas en salud y seguridad en el trabajo ascienden al 4% el PIB mundial. Las empresas, por motivos prácticos y morales, deben ponerse manos a la obra. Las tragedias se pueden prevenir con la puesta en marcha de una serie de prácticas de seguridad. Existen sistemas de gestión internacionales como por ejemplo, la OHSAS. Obtener una certificación de este tipo, asegura un buen nivel de seguridad y contar con procesos de alta calidad que permitan a los trabajadores tener asistencia de salud. La información es clave en este terreno y las empresas deberán invertir tiempo y dinero en conseguir que todos los miembros de las empresas, sean del sector que sean, no corran riesgos al ir a trabajar.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2018   Aviso legal   Política de privacidad