magnify
formats

Las claves de una inspección de trabajo

Publicado en 22 octubre, 2017
Compartir

Cuando pensamos en una inspección de trabajo, suelen sonar todas las alarmas. EEn especial cuando no sabemos cómo es el inspector de trabajo que nos tocará. En general, lo ideal es tener toda la documentación a la mano para no tener problemas y así, aunque no sepamos cuándo va a llegar la inspección de trabajo, no tenemos nada que temer. 

Hacienda suele ser visto como el enemigo de las empresas, especialmente de las pymes y micro pymes, pero la realidad es que el pánico inicia más que nada por la personalidad del inspector, que es lo que no conocemos. Cuando se presentan por sorpresa en la oficina para hacer su labor, simplemente están buscando velar por el cumplimiento de la legislación laboral, nada más ni nada menos que eso. Esto es algo que es mejor comprender para quitar hierro a la cuestión y para tomar la inspección de trabajo como lo que es: una actividad como cualquier otra para que la que hay que estar preparados. Parece simple, ¿verdad? A continuación, te damos algunas claves para salir airoso de una inspección de trabajo. 
 

Claves de una inspección de trabajo

 
En primer lugar, no hay que negarse a nada. Durante el acto mismo de la inspección hay que optar por una actitud abierta y colaborativa. La citación con hora y día determinados debe ser considerada y acatada siempre que sea posible, dándole la prioridad que esta merece. 
 
Luego, hay que tener listos todos los documentos necesarios. Estos son los siguientes: Escritura de la sociedad, Nóminas de los trabajadores, Seguros sociales de cada trabajador y/o recibos de autónomos, Partes de alta y baja de los trabajadores si es necesario, contratos de trabajo, autorizaciones de trabajo en el caso de que tengas trabajando contigo a empleados extranjeros, documentos de prevención de riesgos laborales y documentos de adhesión a alguna mutua de trabajo. 
 
En cuanto a la parte societaria, es necesario entender la importancia de la alta de socios y administradores que tiene que ver con el régimen de la seguridad social en el cual se encuadren los socios de la empresa. La cuestión es que si las prestaciones del régimen general son superiores a las del régimen especial de trabajadores autónomos y además, un trabajador hay que saber que un trabajador por cuenta ajena tiene el derecho de cobrar sus prestaciones por desempleo, por lo tanto hay que tener socios que no quieran cotizar por el RETA. Hay que tener claro que los socios sí están obligados a cotizar en el reta en algunos casos, por ejemplo, cuando los socios tienen al menos un 33% del capital social o cuando son gerentes. Todos estos detalles hay que aclararlos previamente con el gestor, para evitar confusiones que luego nos traen problemas. 
 
En cuanto a la prevención de riesgos laborales, es el aspecto que conviene vigilar con mayor atención. Si se tienen trabajadores contratados, hay que cumplir las normas de seguridad e higiene en el trabajo, como base de la prevención. Luego, hay que tomarse muy en serio tener un plan de prevención de riesgos laborales en cuyo caso, solo se pueden eximir de ello los autónomos sin trabajadores a cargo (igual, conviene revisar pues hay algunas actividades empresariales de autónomos que sí lo exigen). También hay que planificar la actividad preventiva y evaluar los riesgos existentes, además de practicar los controles de estado de salud o reconocimientos médicos que dicta la ley. Hay que contar con la necesidad de hacer periódicamente revisiones de dicho plan y verificar que las condiciones del plan se estén cumpliendo como se debe. 

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10