La auditoría interna a fondo

18/12/2017

Cuando hablamos de auditoría interna, nos referimos a una inspección realizada dentro de una organización, con el fin de verificar el correcto funcionamiento en varios aspectos. Un examen lo más objetivo realizado por la propia empresa para evaluar el sistema de calidad.

Al realizar una auditoría interna se debe evaluar el funcionamiento de los sistemas implementados, pero también se pueden identificar algunas desviaciones o errores; de manera que se puedan implementar las soluciones. Así, se consigue asegurar un correcto sistema de calidad que sigue las directrices definidas, así como su eficacia. Una medida para conseguir aumentar la confianza en la organización.

De esta manera, se trata de controlar la implantación de la norma ISO 9001, como requisito de la propia normativa. Y es que la realización de este tipo de inspecciones periódicas se convierte en una máxima para controlar el grado de desempeño de la norma.

Pero, también tendrá como objetivos detectar algunas oportunidades en cuanto al sistema de gestión implementado en la empresa y el hecho de poder disponer de un registro de todas las valoraciones realizadas por el auditor a lo largo de la auditoría interna.

El procedimiento seguirá los siguientes pasos: planificación de la propia auditoría, el desarrollo de la misma (en la fecha señalada), la redacción de las no conformidades, en el que se dan visión las no conformidades con la norma ISO 9901 (y que pueden ser No conformidad mayor, directamente ligada al incumplimiento de un requisito de la norma ISO 9001 y no conformidad menor, una desviación más focalizada y relacionada con una actuación individual).

¿Quién interviene dentro de una auditoría interna?

Cuando se realiza una auditoría interna aparecen tres papeles importantes: el responsable de la gestión de calidad (es el encargado de la revisión de la normativa vigente y de su actualización en caso de que sea necesario y es quién guía a los auditores internos.) Aquí aparece el segundo profesional: el auditor interno (sigue el procedimiento estipulado y crea un informe. Cuando aparece alguna desviación, debe proponer soluciones).

El tercer actor que interviene es el responsable de área, que participará activamente dentro de la auditoría. De la mano con el auditor, de manera que conozca todas las desviaciones encontradas y, una vez finalizado el proceso, podrá tomar las medidas pertinentes.

Principales beneficios de una auditoría interna

La realización de este tipo de examen interno permitirá conocer la adecuación de la organización al sistema de gestión de calidad vigente en cada momento. De esta manera, en el caso de existir alguna desviación o carencia dentro de la normativa, se podrá poner solución.

Se convierte, por otra parte en un sistema de actualización del propio sistema de gestión de calidad. Además de implicar al propio personal de la empresa en el cumplimiento de las normativas.

Por último, el hecho de realizar auditorías internas de manera periódica, nos ayudará positivamente cuando llegue una auditoría externa…

 

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2018   Aviso legal   Política de privacidad