Estrés: el nuevo enemigo de la seguridad y salud en el trabajo

15/06/2016

En el interior de las empresas suele convivir un enemigo silencioso: el estrés. Este se camufla de muchas formas y representa un verdadero peligro para empresarios, trabajadores, directivos y sobre todo, para el buen funcionamiento de cualquier empresa. A pesar de ello, el estrés no siempre es algo negativo.

Una pequeña dosis de presión en el trabajo puede ser bien recibida por buena parte de los trabajadores, como una motivación añadida. Imagina, por ejemplo, que en algún momento del mes, existe un pico de trabajo que sacar adelante y al haber una necesidad grande de esfuerzo, el estrés produce un aumento de la colaboración entre equipos multidisciplinares. Al finalizar el pico de trabajo, los grupos se encuentran fortalecidos a causa de ese pequeño momento de estrés. Pero cuando esto se convierte en el día a día, las cosas cambian y se pone en peligro la salud y la seguridad de las personas.

De acuerdo con la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, existen varios factores de riesgo para que el estrés se convierta en un serio peligro, todos ellos te sonarán conocidos: ritmo de trabajo que se determina por las exigencias externas y no por una coordinación previa interna de actividades, acoso sexual, acoso moral, excesiva monotonía en el trabajo, ritmo de trabajo excesivamente elevado, ritmo de trabajo que se define por la máquina, etc. Ahora bien, lo que causa todo esto son problemas en la salud mental y física que puede crear accidentes de trabajo o enfermedad. Hablamos de, por ejemplo, ansiedad, fatiga, poca concentración, ataques de pánico, enfermedades cardíacas, etc.

Soluciones al problema del estrés en el trabajo

El estrés que es perjudicial para los trabajadores debe evitarse por todos los medios. Los efectos inmediatos que se obtendrán son una menor incidencia de absentismo o retrasos en el cumplimiento del horario. También se notará un aumento en la productividad, una mayor calidad en el trabajo entregado y un ambiente laboral menos tenso y más amigable. Para conseguirlo existen muchos medios.

El lenguaje transparente y la flexibilidad son algunas de las claves para lograr el cambio buscado. Pero también hay mucha necesidad de organización. Es importante que los directivos de las empresas tomen conciencia de la importancia de tener cargos intermedios capaces de organizar bien el trabajo, saber priorizar por encima de todo las necesidades de tranquilidad para los empleados y con buenos conocimientos de gestión de tareas. Además, es interesante que exista un trabajo de recursos humanos activo, preocupado por las relaciones interpersonales dentro de la empresa, por la adaptabilidad de los nuevos integrantes y por la creación de nuevos y cada vez mejores programas de beneficios y programas de promoción internos.

Algunos cambios sencillos que se pueden llevar a cabo desde el primer momento en que se toma conciencia de que existe un problema de estrés laboral, son los siguientes:

a) Dar al trabajador el tiempo necesario para sus actividades. Esto quiere decir, negociar de antemano los tiempos y no asumir tiempos que sean poco realistas o que pongan al trabajador en jaque.
b) Dar al trabajador una descripción clara de las cosas que debe hacer. Una causa importante de estrés es justamente dejar que el trabajador haga algo para luego decirle que está mal, cuando en realidad el problema es que no se le explicó bien la tarea.
c) Recompensar cuando el trabajador haga algo bien. Un condicionamiento positivo es una causa de motivación muy importante para luchar contra el estrés.
d) Abrir el diálogo sin temor, crear ambientes y espacios donde sea posible para el trabajador, exponer sus problemas y sus dificultades.
e) Estar abiertos a mejorar la resistencia de las personas integrantes de la empresa al estrés ofreciendo la posibilidad de relajarse con técnicas de relajación, ejercicio físico, buena alimentación y apoyo psicológico si fuera necesario.

Un empleado que vive en situaciones de estrés por mucho tiempo puede desarrollar grandes problemas, se pone en peligro su salud y su integridad, no es capaz de trabajar de la misma manera y en ciertos sectores, especialmente el industrial, esto puede tener consecuencias catastróficas para el empleado y para la empresa. Es mejor prevenir y estar preparados para combatir los posibles problemas de estrés.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad