Cómo mantener la seguridad alimentaria en verano

9/08/2019

Durante los meses de verano, con el calor, muchas veces los alimentos se estropean pudiendo causar problemas en la salud de las personas. Por eso hemos querido publicar este artículo en el que hablaremos sobre la seguridad alimentaria y haremos referencia a algunos consejos que se ofrecen desde la organización AINIA.

Desde AINIA nos recomiendan seguir una serie de pautas “basadas en las Reglas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar una preparación higiénica que nos ayude a  prevenir intoxicaciones alimentarias producidas por gérmenes.”

De esta manera, desde la asociación, nos recomiendan seguir los siguientes pasos para mantener la seguridad alimentaria durante el verano:

Pequeños pasos en la seguridad alimentaria

Comenzamos enumerando unas pequeñas pautas que nos ayudarán a evitar problemas para la salud de las personas:

  • Consumir exclusivamente agua potable: Incluso para hacer el hielo, y es que aunque pueda parecer una minucia estos pueden causar problemas intestinales.
  • Lavar adecuadamente frutas y hortalizas cuando se utilizan en crudo.
  • No interrumpir la cadena de frío.
  • Respetar las fechas de caducidad

En palabras de Roberto Ortuño. Director de Asistencia Tecnológica y  Análisis en Ainia centro tecnológico

Condiciones de higiene de los alimentos en la compra

Es importante observar las condiciones de presentación de los productos si queremos estar seguros de su calidad, higiene y valor nutritivo.

Almacenamiento de los alimentos adecuado

De manera que reduzcamos el riesgo de intoxicaciones alimentarias.

El orden a la hora de guardar de alimentos al llegar a casa debe ser en primer lugar, los congelados; a continuación, los frescos perecederos y finalmente, los no perecederos.  Los alimentos deben guardarse conforme a su categoría en el lugar que asegure la temperatura más adecuada para cada tipo de producto siguiendo, si las hay, las instrucciones que figuren en su envase. Como norma general, se deben colocar siempre de manera que el aire circule a su alrededor.

Hay que leer siempre las etiquetas donde se indican las condiciones especiales.

Los alimentos no perecederos se conservan en la despensa, que deberá estar limpia, aireada y ordenada. Los productos se colocarán en estantes separados del suelo y se evitarán riesgos como caídas, golpes, humedad o calor. Es aconsejable no almacenar en espacios próximos comida humana y animal, ni artículos de limpieza.

Otras consideraciones para la seguridad alimentaria

Y, a continuación os mostramos otra serie de importantítimas pautas:

Deben consumirse aquellos productos congelados que al llegar a casa se han descongelado (nunca volver a congelarlos).

Si se prepara alimento para varios días, hay que separarlo en porciones pequeñas y congelarlos rápidamente.

No introducir alimentos calientes en el frigorífico.

Cuidar la limpieza y orden en la colocación de los alimentos

Separar en el frigorífico los alimentos crudos de los cocidos.

No introducir en el frigorífico las latas de conservas con restos del producto sobrante. Se deben guardar en recipientes de plástico o vidrio de tamaño adecuado al volumen del alimento, manteniéndolo cubierto.

La persona que manipule alimentos debe observar unas estrictas prácticas higiénicas.

 

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad