Aplicación del estándar OSHAS 18001

18/11/2016

El objetivo del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo es reducir los riesgos en el entorno laboral y aumentar la motivación de los empleados. Esta norma establece los requisitos mínimos para asegurar que se están controlando los riesgos para la seguridad y salud en el centro de trabajo.

La primera norma internacional que se ha creado para intentar gestionar la seguridad y salud oral en todo el mundo, ha sido la ISO 45001: una nueva norma para el sistema de gestión de seguridad y salud laboral que pasará a reemplazar a la OHSAS 18001.

Organizaciones de todos los sectores están cada vez más interesadas en alcanzar un alto desempeño en lo relacionado a estos temas y, para ello, deben intentar controlar los diferentes riesgos que pueden existir en los lugares de trabajo. Además, todas sus políticas y objetivos de seguridad y salud en el trabajo deben ir de la mano con la aplicación de las normas vigentes. Obviamente, a medida que pasa el tiempo, el contexto presenta una legislación cada vez más exigente, tanto con políticas económicas restrictivas, como con medidas que intentan fomentar algunas buenas prácticas en seguridad y salud.

En Europa, este tipo de iniciativas son bastante comunes en todos los países y presentan una importante preocupación en todas las empresas. De hecho, la conciencia generalizada ha ayudado mucho a avanzar en este sentido.

La norma OHSAS 18001 especifica todos los requisitos para poder aplicar un sistema de gestión enfocado en la seguridad y salud en el trabajo, a las empresas que así lo deseen. Todos estos requisitos tienen como finalidad permitir que cualquier organización controle los riesgos y mejore su desempeño en este sentido, sin embargo, implantar y certificar este sistema de gestión específico implica un compromiso bastante exigente y un trabajo progresivo, y en algunos casos dificultoso.

La aplicación del estándar OSHAS 18001 y sus beneficios

Certificar el sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo tiene muchos beneficios para las empresas:

Más productividad

Lógicamente, ayuda disminuir la siniestralidad en los puestos de trabajo y, por tanto, aumenta la productividad notablemente. Al evaluar y controlar los riesgos que se asocian a cada puesto de trabajo es más fácil poder evitar las causas que originan algunos accidentes y enfermedades, esto tiene varias consecuencias positivas.

Por un lado, la percepción por parte de los trabajadores sobre su entorno de trabajo es bastante mejor, ya que lo consideran más seguro. Además, el control de los riesgos conlleva una disminución de las enfermedades, el absentismo laboral o las bajas. A la larga, todo esto se traduce en un aumento de la productividad y una disminución de las sanciones por faltas, con los gastos que esto implica.

Finalmente, con el aumento de la productividad, viene también un crecimiento de la competitividad de la empresa en su conjunto y una mejor imagen de cara al exterior.

Menos multas

Otro beneficio muy importante para las empresas es que al cumplir con la legislación en materia de prevención, se reducen notablemente los costes y las acciones administrativas que se pueden derivar de su incumplimiento. Poco a poco, como decíamos antes, la legislación está siendo más exigente, así que es conveniente que toda la gestión interna de la organización se abra paso y avance hacia la implantación de los sistemas de control para asegurar la seguridad y la salud en el trabajo.

Cultura de prevención

Un tercer beneficio importante para la empresa es que se fomenta una cultura de prevención y esto, indirectamente, incrementa el compromiso por parte de todos los trabajadores para con la mejora continua y el desempeño de la seguridad y salud en el trabajo. Al verse involucrados en este objetivo, el ambiente laboral también se ve beneficiado.

Cabe mencionar que en España, para poder obtener el certificado de esta norma, es necesario realizar una auditoría reglamentaria de prevención de riesgos laborales junto con la certificación OHSAS 18001, ya que se trata de un proceso único. Esta herramienta puede ayudar a establecer una política adecuada en seguridad y salud y puede ser útil no sólo para las empresas grandes, sino también para las pymes. Cualquier empresa interesada en mejorar la seguridad y la salud de sus empleados, encontrará grandes ventajas al aplicar este estándar a su gestión.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad